El Estado de Washington legaliza usar cadáveres humanos como compost.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, firmó este martes una ley que convierte a su estado en el primero en Estados Unidos en permitir el “compost humano”, un proceso de descomposición acelerado que convierte los cuerpos humanos en tierra fértil en un mes.

La fundadora y directora general de la empresa Recompose, Katrina Spade, fue quien dio la idea al gobernador. Spade asegura que si todos los residentes de Washington optaran por la recomposición tras la muerte, “salvaríamos más de medio millón de toneladas métricas de CO2 (dióxido de carbono) en tan solo 10 años”. Según sus cálculos, esta cantidad de CO2 equivale a la energía requerida por 54.000 hogares en un año.

La nueva alternativa al entierro tradicional o a la cremación supone una opción más ecológica y óptima para el medio ambiente, convirtiendo los cuerpos en terreno fértil a partir de un cadáver. El cuerpo se introduce sin embalsamar en una cámara de compostaje junto con otros materiales orgánicos, produciendo 0,76 metros cúbicos de tierra fértil.

Spade, quien podría llevar a cabo el primer proyecto de funeraria urbana de reducción orgánica del país, centró su tesis como estudiante en este proceso. Para ello se fijó en los agricultores que llevan décadas utilizando esta técnica para deshacerse del ganado. Así, descubrió que el uso de astillas de madera, alfalfa y paja crean una mezcla de hidrógeno y carbono que acelera la descomposición natural de un cuerpo.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...