Miguel Cabrera: “Ya no me preocupo por mi peso”

Miguel Cabrera ya impresiona esta campaña 2019 de Grandes Ligas con sus batazos, pero en especial por sus condiciones físicas, luego de un par de años con lesiones que impactaron su rendimiento. De hecho con sus dos primeros petardos esta zafra llegó a 2.678 de por vida y dejó atrás a nuestro Salón de la Fama Luis Aparicio (2.677).

Ahora su venidera meta, que puede cumplirla en dos zafras más si está libre de lesiones, es superar a Omar Vizquel (2.877) como el mayor hiteador entre los venezolanos. El inicialista de Tigres de Detroit aseguró que la clave ha sido regresar a sus raíces, a lo que antes le dio resultados.

“Volví a lo básico, al fortalecimiento normal, me olvidé de estar haciendo todos esos ejercicios que me ponían más delgado, ni nada de eso. Volví a mi rutina normal, volví a agarrar mi peso normal y a estar lo más fuerte posible”, le comentó el maracayero al periodista Orangel Balza, presentador del programa Conexión con el Beisbol, en el complejo de los bengalíes en Lakeland, Florida.

Cabrera perdió 32 juegos en 2017 como consecuencia de un tirón inguinal y problemas en la espalda. El año pasado apenas pudo aparecer en 38 encuentros antes de romperse el tendón del bíceps derecho, lo que ameritó una cirugía reconstructiva. También estuvo inhabilitado todo el mes de mayo por un tirón en la corva derecha.

“Pienso que eso (sus viejas costumbres que le dieron resultados) es lo que me ha funcionado durante mi carrera. He recibido muchas críticas, pero son opiniones de la gente. Yo me siento bien con mi peso, me siento bien con esto y voy a seguir jugando”, apuntó el maracayero, que el 18 de abril cumplirá 36 años de edad.

PODER INTACTO

“Hace no mucho tiempo todo el mundo se estaba preguntando qué había pasado con su poder”, señaló el gerente general de Detroit, Al Ávila, a MLB.com, al analizar la pretemporada cumplida por Miggy: “Bueno, pueden ver que todavía lo tiene”.

El astro, ganador de dos premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana y la Triple Corona, aspira a retomar las cosas justo donde las dejó cuando aparecieron los inconvenientes físicos.

“Mucha gente dice que la lesión fue parte del peso, pero yo no lo veo así. Fue algo de no cuidarme cuando estaba joven, de salir al terreno sin estirarme. Esas cosas ya no las puedo hacer, son las cosas que he cambiado poco a poco y me han funcionado y, bueno, espero poder mantenerme sano”, afirmó el recio toletero derecho, campeón bate del joven circuito en cuatro ocasiones y dueño de un promedio vitalicio de .316, el más elevado entre los peloteros activos.

Todos en Detroit esperan que pueda desempeñarse en la inicial o como bateador designado sin contratiempos en la campaña. Puntualizó el gerente Ávila: “El swing está allí. Está enfocado. Y está saludable. Ahora tenemos que mantenerlo saludable”.

Y hay que ver Miggy es respetado en las mayores. Prueba de ello es que Elvis Luciano, lanzador dominicano que se convirtió en el primer pelotero nacido en este siglo (19-2-2000) que juega en Grandes Ligas, dominó Cabrera con un elevado que el jardinero central tomó saltando y chocando contra la cerca del jardín izquierdo para su segundo out en las mayores con Azulejos de Toronto: “Es fue un momento ‘wow’. Cuando tenía 12 años, Cabrera era mi jugador favorito. Era infielder y cuando lo vi, cuando supe que iba a enfrentarlo, eso fue el momento en el que más orgulloso me sentí”.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...