Mira lo que pasa si no lavas tus sabanas después de una semana

Una de las cosas que menos te gustan en la vida es cambiar las sábanas. Sueles hacerlo los domingos, cuando te pones en serio a adecentar tu casa. Sin embargo, algún fin de semana se te pasa cambiarlas. Aquí te dejamos las consecuencias de no lavarlas a tiempo.

Tiempo en el que debes de lavar:

•Sábanas: una vez por semana

Muchas familias cambian las sábanas cada dos semanas, algunas incluso cada mes, un tiempo que es claramente excesivo. Lo ideal es cambiar de sábanas todas las semanas y lavar estas al menos a 60 grados de temperatura, para acabar eficazmente con las bacterias. También es recomendable secarlas a la intemperie, pues la luz del sol es la mar de efectiva eliminando microorganismos.

Almohadas: cada tres meses

Al cabo de dos años, el 10% del peso de una almohada que no ha pasado por la lavadora corresponde a ácaros muertos o deyecciones de estos. Da asco, ¿verdad? Por desgracia, no es lo única mugre que acumula nuestra almohada: si no la hemos lavado, hasta un tercio corresponde a ácaros, bacterias, piel muerta y hasta 16 especies de hongos.

Las almohadas deben lavarse cada tres meses. Las de plumas tienes que llevarlas a la tintorería, pero si son sintéticas puedes meterlas sin miedo en la lavadora, a 60 grados acabarás con todas las bacterias. También es importantísimo secarlas bien, pues de lo contrario aparecerá moho. Centrifuga bien las almohadas (si tu lavadora no es ninguna maravilla, hazlo dos veces) y tiéndelas al sol.

Colchón: cada seis meses

Al igual que las sábanas y las almohadas, el colchón acumula polvo, bacterias y moho que pueden conllevar infecciones y reacciones alérgicas de todo tipo. Para lavar en profundidad un colchón, hay que llevarlo a la tintorería, pero no es necesario liarse tanto. Basta con pasar la aspiradora por el colchón y airearlo bien cada medio año. Si tiene alguna mancha, frota la superficie con un paño humedecido en agua fría y jabón para tapicería. De nuevo, es importantísimo que lo seques bien tras la operación.

Pijama: cada dos días

La eterna duda sobre el momento en que debemos lavar un pijama ha protagonizado, incluso, un libro de chistes, pero no deberíamos tomarnos el asunto a broma. Sobre todo en verano, sudamos mucho, por lo que haríamos bien en meter en la lavadora el pijama cada dos noches, como haríamos con cualquier otra prenda. Pero no lo hacemos.

El Confidencial

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...