22 de noviembre: Fiesta de Santa Cecilia, patrona de los músicos

Santa Cecilia es una de las mártires de los primeros siglos más venerada por los cristianos. Se dice que el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su corazón. Su fiesta se celebra el 22 de noviembre y es representada tocando un instrumento musical y cantando.

Las “actas” de la santa la presentan como integrante de una familia noble de Roma. Solía hacer penitencias y consagró su virginidad a Dios. Sin embargo, su padre la casó con un joven llamado Valeriano.

Cuando los recién casados se encontraban en la habitación, Cecilia le dijo a Valeriano: “Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí”.

El esposo le pidió que le mostrara al ángel y que haría lo que ella le pidiera por lo que Cecilia le dijo que si él creía en el Dios vivo y verdadero y recibía el bautismo, entonces vería al ángel. Valeriano fue a buscar al Obispo Urbano, quien lo instruyó en la fe y lo bautizó.

La Tradición señala que cuando el esposo regresó a ver a su amada, vio a un ángel de pie junto a Cecilia y el ser celestial puso una guirnalda de rosas y lirios sobre la cabeza de ambos. Más adelante, Valeriano y su hermano Tiburcio serían martirizados.

Cecilia fue llamada para que demostrara su fe en los dioses paganos, pero convirtió a sus detractores. El Papa Urbano la visitó en su casa y bautizó ahí a 400 personas. Posteriormente, la Santa fue llevada a juicio y condenada morir sofocada en el baño de su casa, pero a pesar de la gran cantidad de leña que pusieron los guardias en el horno, Cecilia no sufrió daño alguno.

Finalmente, la mandaron a decapitar y el verdugo descargó tres veces la espada sobre su cuello. Santa Cecilia pasó tres días agonizando y finalmente partió a la Casa del Padre.

Esta historia es de fines del siglo V, pero no está del todo fundada en documentos.

En marzo de 2014, el Papa Francisco se refirió a los mártires de los primeros tiempos cristianos, como Santa Cecilia, y dijo que “llevaban siempre con ellos el Evangelio: ellos llevaban el Evangelio; ella, Cecilia llevaba el Evangelio. Porque es precisamente nuestro primer alimento, es la Palabra de Jesús, lo que nutre nuestra fe”.

En Trastévere, Roma, se edificó la Basílica de Santa Cecilia en el siglo V. Allí actualmente se encuentra la famosa estatua de tamaño natural y del escultor Maderna, que muestra a la Santa como si estuviera dormida, recostada del lado derecho.

En nuestro patio

En toda Venezuela se celebra también con mucha alegría este día dedicado a todos aquellos que nacieron con la sensibilidad de desarrollar capacidades para crear notas musicales, interpretar obras mediante la formación académica o los graduados empiricamente conocidos como músicos populares.

Son los músicos esos personajes infaltables en toda ocasión, desde los escenarios más aristocráticos hasta las fiestas más íntimas y sencillas, ellos y ellas son los costureros que confeccionan los mas bellos trajes para vestir las poesías que nacen desnudas y luego, ya vestidas con la melodía de un arreglo musical, engalanan los momentos de nuestra vida llenándolos de sensaciones infinitas.

Se hace difícil describir un momento de alegría o tristeza sin asociarlo con la música, así mismo cada uno de nosotros tenemos una especie de banda sonora asociada a nuestra vida, por ello hay canciones que nos marcan para siempre pues sirvieron de marco a momentos inolvidables, es casi imposible encontrarse con un ser que no se sienta atraído o motivado con la música.

En Venezuela podemos destacar la obra de grandes músicos que hicieron aportes esenciales a la historia musical del país entre ellos, los Maestros José Antonio Abreu,Teresa Carreño, Juan José Landaeta, Pedro Elías Gutiérrez, Antonio Lauro, Alirio Díaz, Juan Vicente Torrealba, Anselmo López, Pablo Canela, Antonio Carrillo  y mas adelante Aldemaro Romero, Luis María Frómeta ( Billo) que no siendo venezolano hizo un aporte invaluable a nuestra música popular, Hernan Gamboa, Cheo Hurtado, Ilan Chester, Alexis Cárdenas,Alexis Rossell, Vittas Brenner, Huascar Barradas y Gustavo Dudamel.

Trujillo es un estado musical por excelencia. Es reconocida la obra del Maestro Laudelino Mejias con su “Conticinio” que es una de las piezas musicales mas divulgada, grabada y ejecutada en el mundo. Herederos de esta gloria son Don Ramón Barrios, Nacho Barazarte, Don Luis Castellanos,Evelio Barazarte, Los hermanos Carrillo, Los hermanos Abreu y Arias en Valera y una nueva generación de músicos formados y etapa de formación en nuestras escuelas y academias que hoy se han multiplicado gracias a una innegable política de expansión cultural que inició el Maestro José Antonio Abreu con el respaldo del Gobierno nacional.

Y así en cada pueblo, en cada ciudad de esta patria musical, nos encontramos con músicos que son los vigilantes y guardianes de la identidad paseándose por todos los géneros, desde el joropo tuyero, llanero, oriental o central, una bulliciosa gaita zuliana, décima o contradanza, un alegre golpe tocuyano, tuyero o curarigueño, un melancólico pasaje, una tonada de ordeño o un romántico vals o bambuco andino, sin olvidar el polo coriano y el margariteño, las fulías costeñas con el frenesí de los tambores y toda esa rica colección donde se expresa nuestra multiculturalidad.

Felicidades a todos los músicos y músicas en su día y gracias por alegrarnos la vida siendo mensajeros de optimismo y embajadores de la esperanza.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...