60 niños trujillanos disfrutaron de una tarde de risas en la Biblioteca

Borpli y sus amigos se adueñaron de los espacios de la Biblioteca Pública “Mario Briceño Iragorry” para celebrar el Día Internacional del Payaso en Trujillo.

Prensa Gobierno Bolivariano de Trujill0/ Incaet.

Viviana Cegarra Soto. Gráficas: Rubens Peña.-

En una celebración de las artes circenses el Instituto de la Cultura y las Artes del estado Trujillo (Incaet), en articulación con la Fundación Regional “Niño Simón” y la agrupación cultural la otra banda, realizó un pequeño encuentro la tarde del pasado lunes 05 de noviembre en los espacios de la Biblioteca Pública Central “Mario Briceño Iragorry”, con motivo de festejar el día internacional del Payaso.

Eran las 2 de la tarde cuando los niños y niñas, pertenecientes a las Casa de los Niños Virgen de la Paz y Corazones Trujillanos llenaron el corredor del antiguo convento. Una vez sentados y organizados los recreadores de la BPC llegaron al espacio para animar a los pequeños, con juegos entretenidos, cantos y saltos todos se activaron para disfrutar de un par de horas de diversión.

Grandes y coloridos zapatos comenzaron a asomarse al final del pasillo, mientras más de 60 niños estaban a la expectativa. La clásica música del circo se hizo sonar y los zapatos entraron de lleno al improvisado escenario, portados por el querido Borpli, un payaso trujillano que se encargó de llevar risas y diversión a todos los niños y adultos presentes.

Jocoso, encantador, pero sobre todo vivaz, Borpli prorrumpió en la escena entre aplausos y sorpresa; al son de la música el bufón comenzó un compartir con los pequeños. Risas iban y venían, mientras el cómico hacía sus morisquetas invitando a los espectadores a ser parte del show. El querido payaso tomó el espacio y lo transformó en una carpa donde se fusionaron  diversas presentaciones características de los géneros circenses.

Lo entretenido y divertido de la presentación fue el carisma de los artistas, quienes imprimieron en la puesta un poco de suspensa, temor y a la vez gran jocosidad, para llamar la atención de los presentes, quienes solo pedían más malabares,  trucos y rutinas de parte de Borpli, el Ñe y sus amigos.

 

 

ResponderResponder a todosReenviar

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...