Venezuela gestiona con la Unesco repatriación de la Abuela Kueka

El embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Hector Constant Rosales se reunió con Mechtild Rossler, Directora del Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO, para abordar el tema sobre el apoyo de la Organización internacional en la repatriación de la Abuela Kueka, piedra simbólica del Pueblo Pemón sustraída indebidamente del Parque Nacional Canaima.

Así se informó a través de la cuenta @delevenezunesco de la Delegación Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la UNESCO, en Twitter.

La Abuela Kueka tiene un gran valor para las comunidades indígenas asentadas en el estado Amazonas, y fue sustraída en 1998. El gobierno de Rafael Caldera envió a Alemania la piedra de jaspe de 30 toneladas extraída de la Gran Sabana, en un proceso que no respetó la regulación sobre el Parque Nacional como Área Bajo Régimen de Administración Especial, así como tampoco prestó atención a la opinión del pueblo Pemón.

El destino de la piedra era para ser exhibida en el parque metropolitano Tiergarten, en Berlín, Alemania, en una exposición del artista plástico Wolfgang von Schwarzenfeld, denominada Globan Stone.

Fue en 1999 cuando el Comandante Hugo Chávez, como presidente de la República, haciendo cumplir su promesa electoral y a través de la participación de los pueblos originarios en la Cosnstituyente, elevó al más alto nivel la repatriación de la Abuela Kueka, asumiéndolo como una deuda histórica con el pueblo Pemón.

Venezuela inició una negociación diplomática del más alto nivel con Alemania, en búsqueda de la devolución de la Piedra Kueka a la comunidad pemona taureana de Santa Cruz de Mapaurí, por ser parte del acervo cultural y espiritual, y restablecer así el equilibrio ambiental y ecológico de dimensiones planetarias que fue quebrantado por la separación de los Abuelos Kueka.

Según la leyenda, las comunidades indígenas Pemón y Macuxi, fueron enemigas desde tiempos inmemoriales y sus pueblos separados con estricto celo por el Dios Makunaima, hasta que Taure Pam, joven de la comunidad Pemón, desposó a la joven más bella de la comunidad Macuxi, irrespetando las normas establecidas. Luego de casarse, huyeron y tras ellos fue Makunaima, quien les encontró y les dijo: “Awarokuruu… Amoro aukowamumo Chokroro tatapiche anapo daro…” (¡Maldito eres, vivirás siempre abrazado con tu esposa!). Makunaima sopló al viento esta maldición y fueron convertidos en piedra, y hoy son abuela y abuelo de los habitantes de la comunidad pemona.

La comunidad indígena asegura que la Abuela y el Abuelo Kueka son garantes del equilibrio y la armonía de la naturaleza, y que esta inconcebible extracción es causante de las grandes catástrofes que hoy aquejan a la humanidad.

En junio pasado el Estado venezolano realizó las adecuaciones y estudio de ruta para el traslado exitoso de la piedra Abuela Kueka, símbolo sagrado del pueblo indígena Pemón. En mayo, miembros de la comunidad indígena realizaron un ritual de sanación de la piedra en el sitio donde se encuentra.

 

T/CO con información del Mppre y @delevenezunesco
F/Mppre

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...