Mantenimiento en acueducto de Mérida devela flaquezas de prevención doméstica

La empresa estatal Aguas de Mérida trabaja en el mantenimiento correctivo y preventivo de dosificadores de gas cloro, en la planta potabilizadora Enrique Bourgoin, acciones que han dejado al descubierto algunas flaquezas en la prevención doméstica e institucional.

Los trabajos en desarrollo este martes y miércoles exigieron suspender la potabilización en la planta, situada en el municipio Libertador del estado, por lo que Aguas de Mérida llamó a tomar las previsiones del caso.

“(…) se suspenderá el servicio temporalmente en gran parte del municipio Libertador, debido a las reparaciones que se realizarán a los dosificadores de gas cloro de la planta potabilizadora (…)”, informó la hidrológica el martes a las 9:46 de la mañana a través de su cuenta en twitter (@aguamerca).

Para realizar los trabajos es necesario detener la potabilización de manera temporal, y por tanto, el servicio de agua potable en varios sectores, informó Aguas de Mérida, en una nota de prensa divulgada el martes, pasadas las 2:00 de la tarde.

Usuarios de la hidrológica expresaron en las redes sociales su malestar por – lo que coinciden en señalar – como notificación tardía de la suspensión.

“¿La nueva hidrológica se sumó al paro ? Difícil tomar previsiones cuando ya no hay agua”, dijo a las 13:19 horas la usuaria, Laura Rivas (@lauracr17), etiquetando en el comentario al protector de Mérida, Jehyson Guzmán y al legislador estadal, Jesús Araque, ambos, dirigentes socialistas.

El usuario de twitter @emirotikfg opinó que los mantenimientos preventivos tendrían que estar programados, tomando en cuenta la necesidad de informar con antelación al pueblo.

Por otra parte, ni la Gobernación, ni la Alcaldía, bajo administración respectiva de Ramón Guevara (AD) y Alcides Monsalve (UNT – MAS), han coadyuvado con acciones paliativas, como la distribución de agua en vehículos cisternas, una acción que habría atenuado los efectos de la interrupción del servicio de agua, prologada por más de 24 horas.

Además, el malestar deja entrever poca preparación social en materia de prevención de riesgos. Y es que, como estándar general, las organizaciones abocadas a este aspecto, recomiendan mantener en cada hogar una reserva de agua, de entre 200 y 500 litros, debidamente almacenada con tapa, para imprevistos y situaciones de calamidad.

 

AVN

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...