Mediática internacional desestima pruebas del intento de magnicidio contra Maduro

La campaña mediática contra Venezuela continúa su ascenso, evidenciando en los últimos días su vinculación con la conspiración orquestada por sectores de la derecha nacional e internacional, que aspiran derrocar al presidente de la República, Nicolás Maduro, para instalar un gobierno que responda a los intereses del capital.

Ejemplo de ello, tal como lo denunciara el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, es el tratamiento que agencias y medios internacionales, a través de su plataforma impresa, audiovisual y digital, han dado al magnicidio frustrado en contra el Jefe de Estado, ocurrido el sábado 4 de agosto, durante el acto de conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Con titulares que cuestionan la autenticidad del crimen y reseñas que desvirtúan versiones oficiales, amparadas con pruebas resultantes de las investigaciones judiciales, medios de comunicación operados por la oligarquía colombiana y las élites de Estados Unidos (EEUU), Perú y España, imponen matrices con calificativos como “supuesto”, “autoatentado” o “evento confuso” para desviar la mirada de los autores del plan, quienes tendrían conexión con gobiernos promotores de acciones golpistas e intervencionistas.

Entre los principales señalados, de acuerdo con una acusación emitida por el Jefe de Estado, se encuentran el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos y los diputados de la Asamblea Nacional (AN) en desacato Julio Borges y Juan Requesens, estos últimos señalados por Juan Carlos Monasterio Vanegas (alias Bons), detenido en flagrancia por autoridades venezolanas.

En este sentido, El Comercio, diario peruano, tildó como “supuestos involucrados” a los dirigentes de derecha a pesar de que su responsabilidad en el atentado fue confirmada por Monasterios Vanegas. En el reporte, titulado Maduro presenta videos como pruebas de atentato en su contra, publicado este miércoles, desestiman la veracidad del testimonio al señalar que provienen de “dos supuestos cabecillas”, al tiempo que refieren como “destacado líder opositor” a Borges.

NTN 24, canal de televisión por suscripción colombiano, desmeritó la responsabilidad de los detenidos calificándolos de “supuestos autores”, mientras que CNN, en su versión en español, minimizó el suceso como “presunto intento de magnicidio”, al tiempo que señaló la presentación de pruebas como una “exposición del supuesto complot”.

Con un excesivo uso de comillas, EVTV, canal de televisión con sede en Miami, reseñó que “el cabecilla del régimen venezolano” mostró “supuestas pruebas” del “atentado” que “según Nicolás (Maduro) se planificó entre Bogotá y Miami”, aún cuando se demostró que la célula terrorista fue entrenada en Colombia y que el financiamiento provino de EEUU.

Por otro lado, en el espacio En la Web EVTV, el medio aseguró que “el régimen secuestró al diputado Juan Requesens”, matriz que afianzó la periodista Rita de Martino, quien señaló el comienzo de una “cacería de brujas” como “sistema de persecución de la dictadura para arremeter y detener a líderes opositores” al informar sobre la detención del dirigente, quien, en 2017, solicitó una invasión militar  contra Venezuela.

El arresto de Requesens, involucrado en el atentado fallido contra Nicolás Maduro, fue confirmado este martes por el fiscal general de la República, Tarek William Saab, quien informó que el Ministerio Público (MP) presentó la solicitud de allanamiento de la inmunidad parlamentaria de Juan Requesens al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Por su parte, ABC, portal de noticias español, tituló Maduro presenta cuatro videos con la confesión de los detenidos por el «atentado».

Cómplice confeso

En esta línea, Jaime Bayly, presentador y periodista peruano, hizo mea culpa al indicar que conocía la planificación y respaldaba la ejecución del intento de magnicidio. Durante su programa de televisión Jaime Bayly Show, transmitido el lunes 6 de agosto, dijo que “me enteré del plan durante la semana” en una reunión a la que fue invitado.

“Mis fuentes, que generalmente son confiables, me llamaron, me conminaron a una reunión. Yo no quería ir porque soy perezoso, pero fui y los escuché. Me dijeron: ‘el sábado vamos a matar a (Nicolás) Maduro con drones, hemos probado los drones en Caracas, funcionan’. Y yo les dije: ‘hágale, vamos para adelante’”, recordó Bayly.

Ante ello, el Presidente Maduro apuntó que, más allá de la conducta demostrada por el presentador, “está la gravedad que, desde un canal de televisión, diga que se ha conocido previamente el intento de asesinato, que se apoya ese intento y que vendrán nuevos intentos”.

Sentenció, en este sentido, que si un periodista, desde una televisora venezolana, solicitara el asesinato del Presidente de EEUU “lo enjuiciaríamos, porque es un delito grave”.

Al término del discurso, Bayly sacó a relucir el desprecio y deseo de muerte contra Maduro ratificando que “es imprescindible usar la violencia” para “remover del poder” al Jefe de Estado, razón por la cual reiteró que apoyará “todo esfuerzo orientado en ese sentido”.

Magnicidio subestimado

El tratamiento informativo otorgado a la presentación de pruebas es una política que continúa el abordaje inicial de los medios al magnicidio frustrado contra Nicolás Maduro. Desmeritar y subestimar los hechos es la instrucción girada por las corporaciones mediáticas para “informar” sobre los actos terroristas, que dejaron siete funcionarios heridos.

El sábado 4 y el domingo 5 de agosto, medios de comunicación como UnivisiónEl Nuevo Herald, El Tiempo y Europa Press sentaron la base del “supuesto” como línea para la difusión de los acontecimientos.

Univisión, por ejemplo, citando a presuntos bomberos y policías reseñó: “lo que hubo fue un accidente doméstico en una casa cercana al sitio donde se hacía el acto”. Aunque para el momento de la publicación de la noticia, se habían viralizado videos que capturaban la explosión de uno de los drones, la cadena estadounidense decidió publicar la información.

A modo de burla, El Nuevo Herald, de EEUU, tituló: Seis arrestados en ‘peligrosísimo’ ataque de drones contra Maduro, mientras el contenido de la noticia destacaba frases como “descabezar al Estado”.

En tanto, El Tiempo, de Colombia, desestimó la gravedad del atentado al tildar como “supuesto” a los drones que contenían los explosivos C4.

Europa Press, agencia de calificó el intento de magnicidio como “confuso evento”, dejó entredicho las versiones oficiales, decantándose por la teoría del Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), organización de derecha que, mediante un comunicado, señaló que el “ataque” sería una “excusa” para supuestamente “profundizar la represión”.

AVN –

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...