Terroristas entrenados en Colombia participaron en intento de magnicidio contra Maduro

Dos grupos de terroristas entrenados en Colombia participaron en el intento de magnicidio contra el presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 4 de agosto durante la celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la avenida Bolívar de Caracas.

Esta información fue transmitida por el jefe de Estado en un video mostrado este martes, donde se detalla que los autores intelectuales han sido identificados como Rayder Alexander Russo Márquez, alias Pico, quien se encuentra en Colombia, y Osman Alexis Delgado Tabosqui, financista residenciado en Estados Unidos, quienes organizaron la operación denominada Yunque Martillo, con la intención de asesinar al Mandatario Nacional.

Allí se señala la participación activa del sargento retirado de la GNB, Juan Carlos Monasterios Vanegas, alias Bons, quien está involucrado en el ataque al Fuerte Paramacay, estado Carabobo, el 6 de agosto de 2017.

Monasterios Vanegas fue el responsable de reclutar a 11 sicarios en enero de este año para que se involucraran en el plan de magnicidio contra el Presidente Maduro. Estos terroristas habían actuado en actos violentos de calle en 2014 y 2017 para desestabilizar al Gobierno Bolivariano.

En el video se muestran algunos de estos sicarios, identificados como José Miguel Estrada González, apodado Zamurito; Argenis Gabriel Valero Ruiz (piloto de dron) y Henryberth Emmanuel Rivas Vivas.

Estos terroristas recibieron entrenamiento sobre el manejo de drones y explosivos en la granja Atalanta, ubicada en el municipio Chinacota del Departamento Norte de Santander de Colombia, en Cúcuta, entre abril y finales de junio de este año.

Por esta operación recibirían un pago de 50 millones de dólares y la estadía en Estados Unidos.

Inicialmente, la operación se ejecutaría durante el desfile del 5 de julio en el Paseo Los P?oceres, en Caracas, pero no se llevó a cabo porque los drones no habían llegado a Venezuela, por lo que se aplazó para el 4 de agosto.

En el video se presenta la confesión de Monasterios Vanegas, quien dijo que viajó desde Colombia por vía terrestre para ingresar a territorio venezolano.

Para realizar el atentado se conformaron dos equipos que manejarían los drones que contenían cargas explosivas de alto impacto destructivo.

El primero operó en la avenida Lecuna, entre las esquinas Curamichate a Viento. De allí despegó uno de los drones, desde un vehículo marcha Chevrolet de color negro.

El segundo equipo se instaló en una oficina alquilada desde hacía siete meses, ubicada en el Centro Empresarial Cipreses.

Se tenía previsto explotar un dron en la parte superior de la tarima presidencial y el otro en la zona frontal para provocar la muerte de todas las autoridades presentes en el acto, así como del jefe de Estado.

Debido a los inhibidores de señal que instalan los cuerpos de seguridad del Estado en los eventos donde asiste el Mandatario Nacional, los pilotos de los drones perdieron el control y le informaron a Delgado Tabosqui para que la detonación se hiciese de manera remota desde la oficina alquilada.

El primer dron explotó frente a la tribuna presidencial, hiriendo a siete guardias nacionales, mientras que el segundo dron perdió el control y chocó contra el edifico Don Eduardo, situado entre las esquinas Cumichate y Viento.

Monasterios Vanegas y Valero Ruiz fueron capturados en el vehículo por los cuerpos de seguridad, luego de recibir el alerta de unos vecinos que observaron como estos dos sujetos manipulaban el dron.

En el segundo grupo que estaba en el Centro Empresarial Cipreses intervinieron Yanin Fabiana Pernía Coronel, alias María; Brayan de Jesús Oropeza Ruiz (piloto de dron) y Alberto José Bracho Rozquez. Estas personas salieron en una camioneta Cherokee azul hacia San Cristóbal, con la intención de fugarse a Colombia, pero fueron detenidos.

AVN –

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...