¿Qué es el acompañamiento internacional electoral?

En Venezuela se celebrarán el 10 de diciembre próximo las elecciones de los 335 nuevos alcaldes y del gobernador del estado Zulia. Como es habitual, estos comicios contarán con el acompañamiento de un grupo de especialistas de diferentes partes del mundo, como es el caso del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela).

Al respecto, la rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tania D’Amelio, mencionó el pasado 17 de noviembre que ese acompañamiento es el resultado de un acuerdo suscrito con el ente rector del Poder Electoral venezolano, fundamentado en la Carta Magna y en los instrumentos legales en materia comicial.

El Reglamento de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, por ejemplo, indicó en su artículo 471 que tanto la observación nacional electoral como el acompañamiento internacional electoral tienen como propósito presenciar, de manera imparcial e independiente, el desarrollo transparente de los procesos electorales.

En esa línea, las actividades de los acompañantes “se ajustarán a los principios establecidos en el ordenamiento jurídico venezolano sobre la materia, en particular, a los principios de supremacía constitucional, legalidad, soberanía, integridad e inviolabilidad territorial, autodeterminación de los pueblos, no injerencia, imparcialidad, transparencia y respeto a las normas y autoridades electorales”.

Para tales fines, el CNE elabora Plan de Acompañamiento Internacional Electoral, que para las elecciones del 10 de diciembre se activó con un grupo de 15 expertos del Ceela, que presenciará nueva de las 13 auditorías previstas en el cronograma electoral.

El resto de los miembros se incorporará a sus actividades el próximo 6 de diciembre.

¿Cuál es el perfil?

El referido reglamento indica que son acompañantes internacionales las instituciones o autoridades electorales de otros Estados, organizaciones u organismos internacionales, así como las instituciones y ciudadanos en general, debidamente acreditados con tal carácter por el CNE, sea por invitación del propio órgano o por solicitud realizada ante el órgano comicial, en los lapsos y condiciones correspondiente.

El Ceela, que ha acompañado en Venezuela diversas elecciones, está integrado por expresidentes y magistrados de organismos electorales de América Latina.

¿Qué puede hacer un acompañante?

Puede transitar por el territorio nacional, comunicarse con los candidatos, partidos políticos, grupos de electores y comunidades y organizaciones indígenas postulantes.

De igual manera, puede realiza entrevistas, reuniones o visitas a oficinas o edificaciones de la autoridad electoral, previa aprobación del CNE, quedando a salvo las visitas de naturaleza particular a las rectoras o rectores electorales, señala el reglamento.

Asimismo, puede presenciar, desde el punto de vista técnico, el diseño y ejecución de las operaciones electorales, para lo cual se les dotará de la información correspondiente, y cualquier otra actividad necesaria para el desempeño de la actividad de acompañamiento, autorizada en forma expresa por el CNE.

El Reglamento de la Ley Orgánica de Procesos Electorales también indica que no podrán emitir declaraciones ni opinión en general y en particular sobre los asuntos internos de la República hasta que haya culminado el proceso electoral y se hubiese producido la proclamación de los candidatos.

De igual modo, se abstendrán de inducir, persuadir u orientar al electorado, así como hacer pronunciamientos públicos; obstruir, impedir u obstaculizar en cualquier forma, en el normal desenvolvimiento del proceso electoral, en cualquiera de sus etapas; difundir o dar a conocer, por cualquier vía o medio, resultados preliminares, parciales o totales de la elección; actuar fuera de las normas establecidas en el reglamento y en el Plan de Acompañamiento Internacional Electoral aprobado por el CNE.

Tampoco podrán hacer comentarios personales acerca de sus observaciones o conclusiones a los medios de información o a terceros, antes que el vocero del acompañamiento del cual forma parte haga su declaración formal. Tampoco podrá ejercer competencias que solo corresponden al CNE y a sus órganos subordinados.

En ese sentido, deben mantener el más alto nivel de comportamiento profesional, de respeto y acatamiento a la normativa y decisiones del CNE; colaborar con las autoridades para la eficacia de las medidas de seguridad que se adopten; mantener bajo estricta confidencialidad o reserva el contenido de los intercambios de opinión o sugerencias formuladas a la autoridad electoral.

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...