10 beneficios del agua de coco para tu Salud

 

1. Es una bebida muy hidratante

Beber agua de coco es una forma excelente y natural de hidratarte y si eres deportista, te va a encantar lo que voy a contar ahora.

Además de su elevado contenido de agua, esta bebida destaca por poseer cantidades importantes de electrolitos.

Vayamos por partes…

En primer lugar, el agua de coco contiene un 94 % de agua.

En segundo lugar, el agua de coco contiene potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo, 5 electrolitos imprescindibles para recuperarse después de una sesión de entrenamiento (2).

Aquí es importante señalar que un solo vaso de agua de coco te aporta el 17 % CDR de potasio, una cifra bastante alta en comparación con algunas bebidas deportivas.

Un estudio en el que se comparó el consumo de agua de coco, agua y una bebida deportiva carbonatada después del ejercicio, encontró que consumir agua de coco tenía efectos muy similares a la bebida deportiva en cuanto a rehidratación (3).

Asimismo, el agua de coco causaba menos náuseas, malestar y pesadez de estómago y tenía un sabor más agradable.

Y, en tercer lugar, otra razón que convierte al agua de coco en una bebida súper hidratante y a la vez saludable es su bajo contenido de calorías y azúcar, esta última además en forma natural.

En otro estudio, se afirmó que el agua de coco puede utilizarse como bebida rehidratante en niños con diarrea y síntomas de deshidratación (4).

¿Tienes la suerte de vivir en un país tropical?

Aprovecha y usa este elixir para evitar la deshidratación siempre que puedas (ya me gustaría a mí tener a mi alcance esta rica fruta…).

2. Actúa como antioxidante natural

A estas alturas, seguro que la mayoría de los que me sigue ya conoce el daño que hacen esas moléculas llamadas radicales libres.

Pero por si acaso no os acordáis: los radicales libres son moléculas reactivas que causan estrés oxidativo y pueden provocar un daño importante en lípidos, proteínas e incluso el ADN, además de ser un factor de riesgo de numerosas enfermedades (5).

El organismo humano cuenta con su propio “sistema antioxidante” mediante el cual mantiene un equilibrio entre oxidación y antioxidación, pero la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes juega un papel decisivo.

Actualmente, las propiedades antioxidantes del agua de coco han sido probadas mayoritariamente en estudios con animales, los cuales han arrojado resultados interesantes:

  • Reducción de la oxidación de hepatocitos (células del hígado) y consecuente protección contra radicales libres (6).
  • Reducción de la oxidación provocada por una dieta rica en fructosa y disminución de los niveles de triglicéridos e insulina, así como de la tensión (7).

Y es que el agua de coco es rica en fitohormonas, vitaminas, aminoácidos libres y otros compuestos activos con un gran efecto antioxidante.

No obstante, aún es necesario realizar más investigaciones con seres humanos.

3. Previene problemas digestivos

Además de rica, hidratante y nutritiva, el agua de coco puede proteger tu aparato digestivo contra ciertos trastornos que pueden llegar a ser muy molestos.

Durante años, el agua de coco se ha utilizado en varios países como remedio natural por sus propiedades a la hora de tratar casos de indigestión, parásitos intestinales o estreñimiento, entre otros (8).

Asimismo, y como ya he nombrado antes, también existe evidencia científica sobre el uso del agua de coco para tratar la deshidratación en niños afectados de diarrea.

4. Contribuye a reducir la retención de líquidos

La retención de líquidos, conocida también como edema, es una acumulación excesiva de líquidos en el organismo que suele causar inflamación en las extremidades (manos, pies, piernas o tobillos).

Las causas pueden ser varias, pero si no se trata de una situación grave, la retención de líquidos puede disminuirse con algunos cambios en la alimentación.

Por ejemplo, la ingesta de alimentos ricos en potasio, como el agua de coco, ayuda a incrementar la excreción de orina, al mismo tiempo que reduce los niveles de sodio del organismo (9).

En otras palabras, el agua de coco puede considerarse como un diurético natural.

5. Reduce el riesgo de piedras en el riñón

La ingesta de agua de coco puede ser muy buena para personas propensas a tener cálculos en el riñón.

La litiasis, nombre que recibe la formación y acumulación de piedras en los riñones, se produce cuando ciertos restos de minerales presentes en la orina se cristalizan.

Beber una cantidad insuficiente de agua o, simplemente, la genética pueden ser algunas de las causas de la formación de cálculos.

Dicho esto, algunos expertos han estudiado los efectos del agua de coco en ratas con piedras en el riñón y han observado que esta bebida evita que los minerales cristalizados se adhieran a los riñones, lo que facilita su expulsión (10).

No obstante, aún es necesario realizar más investigaciones con seres humanos para probar realmente la eficacia del agua de coco en este campo.

6. Es una fuente óptima de manganeso

Una sola taza de agua de coco te proporciona el 17 % CDR de manganeso; 2 tazas ya te aportan un 34 %.

El manganeso es un mineral muy importante para el organismo y participa en numerosos procesos como la coagulación sanguínea o la formación de tejido conectivo.

El déficit de manganeso aumenta el riesgo de infertilidad o de malformaciones en los huesos, entre otros, y cuando mantenemos unos niveles apropiados de manganeso en el organismo podemos evitar (10):

  • Artritis.
  • Osteoporosis.
  • Síndrome premenstrual.
  • Diabetes.
  • Epilepsia.

7. Regula la tensión

Tener la tensión alta es un problema cada vez más común entre la población y es una de las mayores causas de enfermedades cardíacas.

En un estudio, se dividió a los participantes hipertensos en cuatro grupos: uno consumió agua de coco, otro agua mineral en botella, otro consumió mauby y otro una bebida mixta de mauby y agua de coco.

Al finalizar el estudio, estos fueron los resultados (11):

  • Reducción del 71 % en la presión sistólica y 29 % en la presión diastólica para el grupo del agua de coco.
  • Reducción del 40 % en la presión sistólica y 40 % en la presión diastólica para el grupo del mauby.
  • Reducción del 43 % en la presión sistólica y 57 % en la presión diastólica para el grupo de la bebida mixta.

Asimismo, el agua de coco es rica en potasio y magnesio, dos minerales de los que se ha demostrado que pueden favorecer la regulación de la tensión.

El magnesio contribuye a la prevención de la hipertensión al estimular la dilatación de los vasos sanguíneos y es eficaz para reducir tanto la presión diastólica como la sistólica (12).

El potasio, a su vez, puede regular la tensión tanto en pacientes de hipertensión como en personas con niveles normales de tensión y tiende a reducir la necesidad de tomar fármacos antihipertensivos.

8. Retrasa el envejecimiento

El agua de coco se está popularizando a gran velocidad por todos sus beneficios saludables y su efecto antiedad es una de las mayores causas de esta creciente fama.

Este alimento es una fuente ideal de citoquininas, un compuesto vegetal asociado a la reducción del envejecimiento de células humanas.

Las citoquininas son una fitohormona capaz de retardar el proceso de envejecimiento degenerativo que sufren nuestras células cuando alcanzamos una determinada edad.

9. Mejora los síntomas de la diabetes

Varios estudios llevados a cabo en animales han mostrado que el consumo regular de agua de coco puede provocar mejoras notables en la sintomatología de la diabetes.

Al parecer, el hecho de beber agua de coco ayuda a mantener a raya los niveles de glucosa en sangre y reduce los niveles de hemoglobina glucosilada.

Por otro lado, se ha observado que el suministro de agua de coco en ratas diabéticas contribuye a reducir la glucosa en sangre y determinados marcadores de estrés oxidativo.

No obstante, aún es necesario realizar más investigaciones con seres humanos.

10. Otros beneficios

La lista de las propiedades del agua de coco es larga:

  • Aumento de las defensas del organismo y prevención de infecciones causadas por microbios o bacterias.
  • Reducción del riesgo de varios tipos de cáncer al inhibir el crecimiento de células cancerosas y tumores.
  • Protección contra enfermedades cardiovasculares como infartos o derrames cerebrales.

 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...