El análisis de la vegetación en Canaguá será el primer paso a su recuperación

La deforestación se convirtió en la principal causa de los deslizamientos de sedimentos estancados en el fondo del valle en Canaguá del municipio Arzobispo Chacón, de acuerdo con los detalles ofrecidos por el director regional del Instituto de Protección Civil y Administración de Desastres (Inpradem), Gerardo Rojas.

Luego de evaluar la emergencia en el sitio, concretó que es necesario el análisis de la vegetación de la cuenca El Rincón y determinar el tipo de especies que deben plantarse para recuperar el bosque de la zona. “Las raíces de los árboles nos ayudarán a detener el terreno”.

Consideró que es de vital importancia realizar un seguimiento significativo para que se tomen las previsiones en la cuenca. La actividad económica de la localidad es la agricultura, en primera instancia, y esta se está viendo afectada por la distribución de los productos a causa de la obstrucción de la vialidad. “También hay muchas áreas que están siendo intervenidas para la siembra”, y alertó que para ello no se están realizando los correctivos pertinentes.

El director regional del Ministerio de Ecosocialismo y Agua (Minea), Alfredo Maggiorani, resaltó que, en este sentido, sí se requiere el análisis de la tierra y acordar con los habitantes las medidas de cómo se siembra y cultiva, sin afectar la producción. “Hay que orientar los mecanismos de cultivo, bajo las líneas de conservacionismo y protección del suelo”. Declaró que se evaluará si las afectaciones en la zona son producto de condiciones naturales.

Según el ingeniero, las montañas de Los Andes son muy propensas a los deterioros, si los suelos carecen del trabajo adecuado; sin embargo, manifestó que hay medidas para mitigar estas vulneraciones. Explicó que dependiendo de las características de la tierra se recomienda el cambio de cultivo, mudándose de unos intensivos (más degradantes del suelo) a unos más conservacionistas.

Conciencia ambiental

La autoridad del Minea en Mérida expresó que hay que evaluar las plantas que se sembrarán, pues alegó que tienen que ser livianas y de buen anclaje, como las leguminosas, que responden rápidamente al proceso de reforestación, se adaptan y son invasivas. “No necesariamente sembrando árboles vamos a mitigar. Es necesario verificar las condiciones ambientales, geográficas, los tipos de suelo y ver qué elementos conservacionistas se implementarán”.

Invitó a la población de Canaguá a usar técnicas más cónsonas con el ambiente; evitar las construcciones en zonas aledañas a los ríos y a las quebradas, por su vulnerabilidad ante este tipo de contingencias. El Minea, de la mano de la gobernación del estado Mérida y los entes competentes, designará una comisión que se trasladará al poblado para proceder con el chequeo de las tierras y del ecosistema.

Inpradem recomendó a la ciudadanía emitir información haciendo uso de las fuentes oficiales del estado, para evitar la zozobra y la desinformación. Refirió que se estableció un sistema de alerta temprana en el que el gentilicio advierta a la sala situacional instalada en el lugar en caso de una emergencia, empleando las campanas de la iglesia. “Ya hicimos la prueba y dio los resultados previstos”.

Las lluvias continuarán en Canaguá durante las próximas horas. El capitán José Brito, pronosticador de guardia del Servicio de Meteorología de la Aviación Militar Bolivariana, reportó que estas precipitaciones serán leves y prevalecerán durante el fin de semana. “La intensidad que se estima no afectará de forma significativa a la región. El flujo de agua en las lluvias ha mermado”. Anunció precipitaciones dispersas al norte de la población.

Prensa OCI

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...