Científicos descubren partícula que es su propia antipartícula

Un grupo de científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad de California descubrieron este martes la evidencia de la llamada “partícula ángel” o fermión de Majorana, anunciada hace 80 años por el físico italiano Ettore Majorana.

La importancia de esta partícula radica en la cualidad que posee, ser al mismo tiempo su propia antipárticula.

En 1937, Majorana aseguró que dentro del tipo de fermiones, que incluyen protones, electrones y neutrones, algunas partículas deben ser sus propias antipartículas. La antipartícula tiene la misma masa que la partícula, pero cuenta con una propiedad eléctrica o magnética opuesta. Por ejemplo, el positrón es la antipartícula del electrón y, al reunirlas, una partícula elimina a la otra.

Para su comprobación, el equipo de investigadores realizó un experimento en el que juntó las películas finas de dos materiales cuánticos y pasó una corriente eléctrica a través de las mismas en una cámara de vacío enfriada.

Posteriormente, con ayuda de un imán, los investigadores modificaron la velocidad de los electrones, y en ciertos puntos, esta acción causó la aparente aparición de las cuasipartículas de Majorana.

Los científicos precisaron que no observaron exactamente las partículas de Majorana, sino “las excitaciones en un material que se comporta como las mismas”. Y aunque el equipo define su experimento como “una evidencia irrefutable” de estas inusuales partículas, aun se desconoce si las mismas pueden producirse naturalmente en el universo.

Para los científicos, esto puede significar en el futuro que los fermiones de Majorana podrían ser usados ​​para construir ordenadores cuánticos cuya información no sea eliminada por el ruido ambiental, además de utilizar la antimateria como fuente de energía.

TELESUR

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...