Esto es lo que debes saber de la muerte de Frida Kahlo

“Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida: uno en el que un autobús me tumbó al suelo, el otro es Diego. Diego fue de lejos el peor.”, frase pronunciada por la artista mexicana y que esboza su sufrimiento.

“Doctor, si me deja tomar este tequila, le prometo no beber en mi funeral”, una de las frases sobre la muerte pronunciada por los labios de la icónica artista mexicana Frida Kahlo, que partiría de esta tierra un dia como hoy pero de 1954.

Frida, que falleció a los 47 años, tenía una idea clara de cómo quería su funeral: “Cuando muera quemen mi cuerpo… No quiero ser enterrada. He pasado mucho tiempo acostada ¡Simplemente quémenlo!”.

Ver imagen en Twitter

Kahlo, amante del muralista mexicano Diego Rivera, fiel al comunismo y al ruso León Trotsky, murió de una embolia pulmonar. Sin embargo, existe la sospecha de que pudo ser un suicidio.

La artista sufría de múltiples dolencias como la espina bífida, una enfermedad congénita que le produjo úlceras tróficas en los pies, aunado al accidente que sufrió en su adolescencia, que le dejó múltiples secuelas. Su salud se fue deteriorando con el paso del tiempo y existe la hipótesis de que se administró una sobredosis.

Ver imagen en Twitter

El autobús en el que viajaba la artista chocó contra un tranvía en la Ciudad de México, lo que ocasionó que Frida sufriera heridas y fracturas mortales que la confinaron a la cama durante un mes.

Sobrevivió, pero su columna quedó rota al igual que su clavícula, las costillas, pelvis, la pierna y el pie derecho fracturados en varias partes. Luego de haber estado internado tres meses, sufrió una serie de operaciones.

“Nunca pensé en la pintura hasta que tuve que guardar cama a causa de un accidente automovilístico. Me aburría muchísimo allí en la cama con una escayola de yeso y por eso decidí hacer algo”, diría Frida.

Ver imagen en Twitter

Palabras encadenadas que no pudimos decir sino en los labios del sueño. Todo lo rodeaba el milagro vegetal del paisaje de tu cuerpo.

El 11 de febrero de 1954, la pintora escribió en su diario que quería matarse, pero su amor hacia Diego se lo impedía. Sin embargo, la última línea de esa entrada rezó: “Esperaré un tiempo”.

Esta no fue la primera vez que Kahlo habló sobre el suicidio. El día antes de morir, Frida dio a Diego un anillo que le había comprado por su 25 aniversario de boda, cuando aún faltaban 17 días explicándole que se lo daba por ahora “porque creo que te dejaré muy pronto”.

“Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida: uno en el que un autobús me tumbó al suelo, el otro es Diego. Diego fue de lejos el peor.”, frase que define el sufrimiento que le produjo a la artista el amor que le profesaba a Rivera.

 

TeleSUR

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...