Análisis de sangre podrían predecir el cáncer antes de que aparezcan síntomas

Puede ser que estemos viviendo los últimos tiempos de la biopsia, prueba que consiste en cortar un pequeño trozo del tejido tumoral para análisis de laboratorio. Este método para detectar tumores, además de doloroso e invasivo, no es preventivo, ya que necesita que exista la sospecha de un tumor.

Es por ello que los científicos han estado trabajando en la elaboración de análisis de sangre que pueden hacer lo mismo sin ninguna cirugía, y con la promesa de entregar un diagnóstico mucho antes. Un nuevo tipo de prueba más amable acaba de ofrecer resultados prometedores en un estudio de viabilidad temprana, preparando el camino para un futuro en el que podremos obtener resultados con alta precisión con un simple análisis de sangre. Los resultados fueron presentados en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), y han sido aceptados para su publicación en Journal of Clinical Oncology. La tecnología, que consiste en escanear la sangre por fragmentos de ADN desprendidos por tumores, también se conoce como biopsia líquida.

Estos fragmentos de ADN, vertidos en el torrente sanguíneo por los tumores, reciben el nombre de ADN circulante del tumor (ctDNA). En los últimos años, los científicos han estado trabajando para encontrar el mejor método para detectar ctDNA, utilizando muestras de pacientes que ya han diagnosticado cáncer. El equipo utilizó muestras de sangre y tejido de 124 pacientes que presentaban cáncer de mama metastásico, cáncer de pulmón o cáncer de próstata avanzado. Escanearon las muestras de 508 mutaciones genéticas diferentes, pasando por las regiones específicas del genoma hasta 60.000 veces, y concluyeron que este método genera 100 veces más datos que otros enfoques de secuenciación.

Para ver si el método podía detectar cualquier ADN tumoral flotando en la sangre, el equipo comparó los resultados con los de muestras de tejido y material genético de los propios glóbulos blancos de los pacientes. Los investigadores detectaron 864 cambios genéticos en los tres tipos de cáncer en las muestras de tejidos, y en el 73% de los análisis de sangre. En el 89% de los pacientes, encontraron al menos una mutación tanto en el tejido tumoral como en la sangre. Para el cáncer de mama, en el que las biopsias líquidas están más establecidas, la tasa de éxito fue del 97%.

Una gran ventaja de tener pruebas de ctDNA sensibles es la posibilidad de encontrar cáncer años antes que con una biopsia. Si bien los resultados son prometedores hasta ahora, el equipo afirma que se necesitará mucha más investigación antes de que esta tecnología se convierta en una herramienta de detección temprana de la que todos podemos beneficiarnos.

Las mutaciones cancerígenas usualmente se clasifican en dos grandes categorías: las hereditarias y las causadas por una exposición al medio ambiente. Un equipo de investigadores estadounidenses ha demostrado, en un artículo publicado en Science, que existe una tercera causa no menos importante: los errores inevitables que ocurren durante la duplicación de ADN. En algunos casos, su contribución al desarrollo de la enfermedad alcanza el 95%, tal es el caso de los cánceres que se inician en el cerebro, en un hueso, en los testículos o en la próstata. Así, el 29% de las mutaciones que causan cáncer son de origen ambiental, un 5% son hereditarias y 66% restante se da por azar.

Agencia 

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...