El tabú de las mujeres: Cómo esconder una compresa y un tampón

La naturaleza es sabia. Las mujeres son capaces de ser madres. Para ello, cuentan con un aparato reproductor donde los óvulos pueden ser fecundados. De no ser así, se desprenden y se produce la menstruación, normalmente cada 28 días. Si no aparece este proceso, también conocido como periodo o regla, puede significar que la fémina está embarazada o que padece algún problema de salud.

Bien, tras esta miniclase sobre anatomía femenina, pasamos a otro tema estrechamente relacionado con el anterior y que aún es tema tabú para muchas mujeres y hombres: la sangre. Cuando una mujer tiene la menstruación expulsa sangre por su vagina. Por cuestiones logísticas y de higiene, ellas introducen en su aparato reproductor un tampón, que absorbe el líquido y así no se mancha la ropa interior. Hay otras que optan por compresas o por copas menstruales. Todos estos inventos tienen la misma función: evitar que las braguitas se llenen de regla. Las mujeres suelen echar mano de estos instrumentos el tiempo que dura su periodo, que suele ser de tres a cinco días.

Ahora mismo estarás pensando: “Vaya porquería de artículo, todo eso ya lo sé, ¿me están tomando por tonto o acaso creen que tengo 5 años?”. Sí, la información de los párrafos precedentes es obvia y todo el mundo la conoce. Entonces, ¿por qué algunas mujeres siguen sintiendo reparo cuando están con la menstruación? ¿Por qué se sienten obligadas a esconder el tampón o la compresa cada vez que van al servicio de la oficina a cambiarse? ¿Por qué les da tanto reparto cuando van a mantener relaciones sexuales? Y, lo más importante ¿hay alguna razón que explique esta aprensión de tantos hombres cuando ven las sábanas manchadas de regla?

Parece mentira que hoy, a mediados del 2017, tengamos que estar escribiendo estas líneas, pero diversos artículos encontrados por la red nos han animado a ello. Bajo titulares del estilo “Cómo esconder tu tampón en la manga al ir al baño”, algunos medios dan consejos a las mujeres para que puedan ocultar a los demás que tienen la regla, algo que lleva a la práctica un gran número de ellas. Muchas acuden al servicio cargadas con el bolso o con el neceser en la mano. Otras van al baño con el tampón, la compresa o lo que se tercie escondido bajo la manga. Pero ¿por qué ocultarlo? Está menstruando y no quiere mancharse la ropa ni la silla de la oficina.

Puedes seguir pensando que este tema es tan evidente que no haría falta ni parar a incidir en ello, pero se cuentan por cientos las mujeres que siguen ocultando a su entorno que tienen el periodo o que esconden las compresas para que nadie lo sepa. Y no es una realidad que afecte solo a ellas: los hombres tampoco están familiarizados con este proceso natural. No son pocas las mujeres que han mantenido relaciones sexuales con chicos a los que les daba “asco” la regla. “Uy, no, si estás con el periodo no lo hacemos” o “no quiero que me manches las sábanas” son algunas de las frases que ellas escuchan. Todo ello les mete en la cabeza que tener la menstruación es algo que se debe encubrir porque no es de agrado. Por suerte, los hay que ven en este proceso algo normal y, aunque prefieren no hacer el amor cuando ella está sangrando, no les da reparo.

La publicidad también cumple su papel. Ponemos la televisión y vemos sangre en los anuncios de pasta dentífrica para encías sensibles, pero seguimos sin verla en las publicidades de compresas y tampones, donde la regla es sustituida por un líquido azul. ¿Cómo no van a sorprenderse luego los hombres al ver sangre roja saliendo por la vagina? ¿Cómo no van ellas a avergonzarse? Todo ello nos lleva a una clara premisa: la menstruación sigue siendo tema tabú hoy en día.

Informe 21

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...