La muñeca de la Calenda y los enanos vuelven a bailar

Grandes ojos observaban a las gradas, despertando de un largo y profundo sueño inducido por el olvido, torpes movimientos acompañados por el compás del tambor, en una cadente tonada, producto de la mezcla de acordes continuos que se multiplicaban en la Vieja Concha Acústica de Trujillo para darle vida a los enanos y a la Muñeca de la Calenda, en un taller básico sobre esta manifestación trujillana.

El taller se realizó el pasado miércoles 26 de abril y fue un encuentro de saberes, en el cual Rubens Peña, jefe de la División de Teatro Danzas y Artesanía de la Coordinación Trujillana de Cultura (CTC), conversó con un grupo de promotores e instructores sobre esta tradición que proviene de la época de los Kuikas, pero que a través del tiempo se ha ido transformando.

Peña, quien también es reconocido por su desenvuelto trabajo en las artes escénicas, habló sobre dicha manifestación y su trascendencia en el devenir cultural trujillano. “Trujillo es un estado rico tradiciones, tenemos muchas manifestaciones que durante décadas han sido parte de nuestra idiosincrasia, sin embargo, es la Muñeca de la Calenda una herencia directa de las creencias ancestrales Kuikas, una tradición que involucra el misticismo y la realizada diaria de los aborígenes trujillanos, que se vio reforzada con la llegada de los españoles y que hoy día ha pasado por algunas transformaciones, pero aún conserva su esencia”.

El taller estuvo orientado a hablar sobre la historia de la manifestación, pasando pos algunos de los mitos que rodean sus orígenes y la importancia que tiene la misma, siendo una de las tradiciones autóctonas que tiene la entidad. Posteriormente se habló del vestuario tradicional y la evolución por la que este pasó durante los últimos 60 años.

La parte práctica del taller se realizó al final, allí los participantes pudieron apreciar cómo se realiza el maquillaje de los enanos y aprender la danza tradicional, la cual es un baile especifico, al ritmo del tambor, en el que los participantes mezclan los pasos con movimientos de cadera.

El eco de los tambores colisionó con los oscuros muros de la Concha, generando el ambiente, ese momento específico en el cual los participantes del taller iniciaron con la escena. Los enanos recorrieron el escenario como en otrora lo hacían para honrar al Dios Ches.

La manifestación de la Muñeca de la Calenda y los Enanos es una de las tradiciones más antiguas trujillanas. Una estampa folklórica tradicional de los aborígenes que habitaban lo que hoy se conoce con el nombre de San Lázaro y Santiago. Una baile que realizaba al son del tambor y en el cual ejemplificaba al mal como una mujer de rostro de totuma y 3 metros de altura.

Prensa SICIP

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...